30 jun. 2011

A Kathia.


Me pido perdón por las noches en vela. Por los cigarrillos que iban directo a mis pulmones, y el millón de coca-cola's que saciaron el hambre. Me pido perdón por mis descuidos y maltratos. Por la falta de interés de querer salir adelante, y por las mil y un veces que me lamente haberla cagado. Perdón por estar ausente y olvidar lo que un día fui. Por el lote completo de lagrimas y la carencia de sonrisas.



Perdón por no haberme perdonado primero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario